EMBED

Desde hace un par de años y gracias a espacios como 4chan o Reddit o a plataformas como Tumblr, el GIF animado se ha convertido en un vehículo de la narrativa postmoderna, fragmentada y remezclada que se produce en Internet. El GIF tiene todo lo que Internet ha abrazado en los últimos años:

  • Es un formato visual.
  • Se reproduce en bucle.
  • Permite ilustrar todo tipo de estados de ánimos.
  • Recontextualiza piezas mediáticas.

Pero el Universo GIF parte de una premisa fundamental: la portabilidad y movilidad del archivo. Muchas de las plataformas desde donde se distribuyen GIFs (Giphy, por ejemplo) permite descargarnos el archivo .gif, de tal manera que podemos publicarlos en cualquier otro lugar o incluso, si tenemos los conocimientos, editarlo y volver a ponerlo en circulación en otros lugares.

Hace aproximadamente un año, Twitter anunciaba la inclusión de GIFs animados en su plataforma. Twitter lleva un tiempo dando pasos que demuestran un progresivo abandono de la que fue desde un principio la clave de su éxito: la sencillez y una austera estrategia sobre la economía de la atención. En los últimos tiempos casi todo avanza al paso de abandonar los simples 140 caracteres para dejarse invadir por twits-encadenados, RTs embebidos y previsualizaciones de imágenes.

Pero lo cierto es que a priori, el abordaje técnico de Twitter parecía coherente: al subir un GIF se puede reducir en un 75% el peso del archivo porque lo que hace la plataforma es convertirlo en un MP4. Es más ligero y por tanto tarda menos en cargar. Algo de agradecer cuando se trata de dispositivos móviles. Pero un MP4 es un archivo que no se reproduce en bucle por defecto como el GIF. Así que Twitter genera un player especial que reproduce dicho MP4 en bucle y lo que es más importante, el usuario no sabe que existe dicho archivo.

Cuando visualizamos un GIF en Twitter en realidad no es un GIF. Es un MP4 disfrazado de GIF que se reproduce en bucle. Y Twitter no provee ningún enlace para la descarga, por lo que, cada vez que subes un GIF animado a Twitter, no muere un gatito, pero sí muere un GIF. Porque el ecosistema de los GIFs se basa precisamente en poder compartir el archivo. Esta trampa de Twitter hace que esté matando el universo de los GIFs animados.

Afortunadamente, por cada plataforma que cierra el acceso a un archivo, hay un grupo de personas que se esfuerza en abrirlo. Hay aplicaciones para móviles como 2weetGIF (para dispositivo Apple) o GIF Tweet Downloader (para Android). Larga vida al GIF animado!

Leave a Reply